Universidades impulsan a estudiantes a participar en el Censo

(AP)— Eran las 5 p.m. en el vestíbulo de una biblioteca de la Universidad Estatal Metropolitana en Minnesota y Clara Ware estaba sentada detrás de una mesa cubierta con bolígrafos, libretas y botones con el logo del Censo 2010.

Mientras tanto, gritaba con fuerza para atraer la atención de sus compañeros.

“Aquí viene un prospecto”, afirmó en momentos en que se aproximaba un estudiante.

Ware explicaba que el llenar la hoja del censo esta primavera boreal significaría más dinero para la universidad y para los barrios circundantes en una de las ciudades más antiguas y más diversas del país.

El estudiante escuchó los consejos y prometió llenar su hoja. Ware sonrió.

“Si podemos lograr que parte de ese dinero regrese, podremos tener más servicios”, indicó Ware, de 48 años, integrante del Senado Estudiantil universitario que se encuentra dentro de un grupo que busca impulsar el censo en los salones de clase, en los vestíbulos y en los pasillos universitarios.

Las escuelas profesionales, las universidades y sus comunidades circundantes tienen un interés financiero en asegurarse de que todos los estudiantes sean contados en el censo, por ello están efectuando campañas de relaciones públicas como en esta Universidad Estatal Metropolitana así como en todas las universidades de todo el país.

La apuesta es fuerte. El gobierno utiliza los datos del censo para asignar escaños en el Congreso así como para repartir 400,000 millones de dólares anuales de fondos federales.

También esa información es empleada para ofrecer ayudas federales y programas de préstamo para el pago de colegiaturas, por lo que un conteo completo de los estudiantes universitarios en el 2010 puede significar más dinero para la educación superior en el estado a final de cuentas.

En una universidad tecnológica de Misurí, los estudiantes están repartiendo juegos de desarmadores con el sello del Censo. En tanto, en la Universidad de Texas en Arlington, los estudiantes colocaron en la Internet una parodia del popular programa de televisión “The Real World” con el tema del censo.

En la Universidad Estatal de Kent, en Ohio, un equipo estudiantil que impulsa el censo planea visitar los bares cercanos a la universidad en este mes para estampar la dirección de su sitio en la red social de Facebook en las manos de los parroquianos.

Por su parte, en la Universidad de California en Berkeley, algunos estudiantes participarán en una rifa para ganarse libros de texto después de que entreguen sus hojas del censo.

Sin embargo, la labor de convencimiento para que los estudiantes participen no es una tarea fácil, explicó Marty Takimoto, un profesor de mercadeo y presidente de una comisión que trabaja para lograr que los estudiantes de Berkeley sean contados.

“Los estudiantes universitarios son notablemente malos para llenar formularios de cualquier tipo”, indicó Takimoto.

Los esfuerzos son particularmente fuertes en estados que están al borde de ganar o perder un escaño en la Cámara de Representantes dependiendo de los resultados del censo. La firma Election Data Services, una compañía con sede en Virginia que analiza las cifras del censo, enumera a Minnesota, Texas, Misurí y California entre esos estados.

“Algunos de los estados están dentro de una burbuja y Minnesota está justamente en medio de esa burbuja y ciertamente pondrán un gran esfuerzo en ello (la labor de convencer a las personas que participen en el censo)” indicó Dennis Johnson, director de la oficina regional del Buró del Censo en Kansas City, Misurí.

El Buró del Censo no calcula cuántos estudiantes universitarios no fueron contemplados en el censo en el 2000, y para asegurarse, ellos formaron sólo uno de los muchos grupos que tendrán una atención especial en este año. Muchos estados deberán hacer esfuerzos adicionales para convencer a los desamparados, a las personas que no hablen inglés, a los inmigrantes y a otros grupos.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja Responder