Reportaje» La esperanza de algunos inmigrantes se convierte en desesperación

Jorge Sánchez de Cristo Vive (Jay Janner, ¡ahora sí!)

Jorge Sánchez de Cristo Vive (Jay Janner, ¡ahora sí!)


Cristo Vive carece de autorización para ofrecer ayuda legal a inmigrantes, y muchos se quejan de que la empresa no les cumplió

Por Jeremy Schwartz
¡ahora sí!

Después de huir de Venezuela, su país natal, en el año 2000 por las amenazas de muerte que recibieron tras la llegada al poder de Hugo Chávez, Sara Salazar, abogada, y su marido, un funcionario del gobierno, llegaron a Austin con visas de turismo y maletas hechas a última hora.

Con la esperanza de recibir ayuda para su caso de asilo, vieron un anuncio de la empresa Cristo Vive para Inmigrantes, ubicada en el noreste de Austin.

Sin embargo, Salazar dijo que Jorge Sánchez, el fundador de la empresa, les dijo que no cumplían con los requisitos para pedir asilo.

Terminaron viviendo aquí ilegalmente durante cuatro años —él trabajaba en una pizzería mientras ella limpiaba casas y vendía repostería casera— antes de pedir ayuda a la clínica de inmigración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas (UT).

Ahí, la co-directora y profesora Barbara Hines les dijo que Cristo Vive cometió un error que alteraría sus vidas para siempre. Les dijo que ella y su esposo en realidad sí cumplían con los requisitos de asilo, si hubieran postulado dentro del primer año posterior a su llegada a Estados Unidos.

“No lo podía creer”, dijo Salazar. Sánchez “es muy amable, habla tan bien. La gente cree en él. Confiamos en él porque pensamos que era un abogado”.

Pero Sánchez no es abogado y su empresa Cristo Vive tampoco tiene el reconocimiento del gobierno federal para representar a los inmigrantes en los tribunales. De hecho, desde hace dos décadas el Comité de Práctica Ilegal del Derecho de la Corte Suprema de Texas ha tratado de impedir que Cristo Vive proporcione ayuda legal a los inmigrantes, una saga que los críticos de Cristo Vive dicen que es muestra de las limitadas herramientas que tiene el estado para prevenir la asesoría legal de inmigración no autorizada.

Picture 9Por su parte, Sánchez dice que es víctima de una guerra en su contra por abogados de la zona que se ven amenazados por el éxito que Cristo Vive ha tenido atrayendo clientes. Él dice que su firma ha ayudado a miles de personas desde su apertura en 1987.

“Tenemos a miles de personas que pueden asegurar que únicamente hemos hecho un buen trabajo”, escribió Sánchez por correo electrónico.
Sánchez dijo que él sólo actúa como asistente legal, bajo la supervisión de un abogado, e insistió en que Cristo Vive refiere los casos de asilo a abogados especializados en la materia. También negó que Cristo Vive aconsejara a algún cliente a no seguir adelante con el asilo.

El gobierno federal tiene reglas específicas sobre quiénes puedan representar a los inmigrantes ante las agencias federales: abogados con licencia y organismos acreditados por el gobierno federal y sus representantes acreditados.

La razón de estas estrictas reglas, explican los abogados, es que solicitudes o peticiones incorrectas pueden tener efectos devastadores, arruinando casos legítimos para solicitar la residencia y que, a veces, terminan en deportación.

“Cuando uno hace algo mal, realmente está prejudicando a alguien por ello”, dijo Terri English, representante de inmigración acreditada y directora de la organización benéfica Immigration Counseling and Outreach Services.

El enigmático Sánchez, que se describe a sí mismo como políticamente conservador, cuyas convicciones religiosas lo habrían llevado a servir a los inmigrantes, ha luchado tenazmente contra los cargos que se le imputan, mientras sigue operando desde una oficina en un complejo de la calle Manor en Austin. Oriundo de la Ciudad de México, dijo que debido a la causa judicial, Cristo Vive ya no acepta nuevos clientes, sino que proporciona algunos servicios no jurídicos, como ayuda con los exámenes de ciudadanía.

Pero con el tiempo, las quejas contra la empresa han aumentado. La cónsul general de México, Rosalba Ojeda, dijo que el consulado recibe quejas periódicas sobre Cristo Vive de parte de ex clientes; alrededor de una queja al mes. “Con los años, han sido demasiadas”, dijo Ojeda.

‘La misma triste historia’

Los abogados de inmigración y de los servicios de inmigración sin fines de lucro en Austin dicen que han ayudado a decenas de ex clientes de Cristo Vive que han recibido mala asesoría legal.

La odisea legal en torno a Cristo Vive podría estar llegando a su fin. En abril, la jueza de distrito del Condado de Travis Amy Meachum puso a Cristo Vive en desacato del tribunal por violar un decreto de consentimiento de 1995 que le prohibía de forma permanente prestar servicios legales a los inmigrantes.

Meachum encontró “evidencia clara y convincente” de que Sánchez actuó como abogado de Cristo Vive en la presentación de documentos en una solicitud de residencia permanente a nombre de una familia local.

La ciudadana estadounidense Eda Lara, con sus hijos Unika Fernández, de 3 años, izq., y Hoiciar Fernández, de 2 años, le pagaron a Cristo Vive para ayudar a su esposo, pero dice que la empresa no cumplió. El dueño de la empresa disputa sus reclamos.  (Jay Janner, ¡ahora sí!)

La ciudadana estadounidense Eda Lara, con sus hijos Unika Fernández, de 3 años, izq., y Hoiciar Fernández, de 2 años, le pagaron a Cristo Vive para ayudar a su esposo, pero dice que la empresa no cumplió. El dueño de la empresa disputa sus reclamos. (Jay Janner, ¡ahora sí!)

‘La frustración, el miedo’
Funcionarios y abogados advierten que el problema de los consultores de inmigración no autorizados o fraudulentos —cuyas actividades van desde ofrecer asesoramientos bien intencionados pero sin licencia, hasta robar a quienes están desesperados por legalizar su estatus migratorio— se ha extendido por las comunidades de inmigrantes de Austin y de la nación.

Muchos aprovechan la confusión entre un notario público, que en América Latina puede referirse a un abogado y un notary public, que en Estados Unidos se refiere a alguien que sólo es capaz de certificar ciertos documentos.

La semana pasada, una serie de agencias federales y estatales anunciaron que se enfrentarán a los consultores de inmigración fraudulentos con más vigor.

Mientras algunos inmigrantes simplemente pierden dinero, otros pierden mucho más. Para Salazar, los años de vida ilegal tuvieron su costo. “Nadie puede imaginarse la frustración, el miedo”, dijo.

Pero después de ir a la clínica de inmigración legal de UT, Salazar finalmente ganó su caso de asilo, y después su residencia, cuando su abogado argumentó que Cristo Vive la asesoró ineficazmente.

Paul Parsons, un abogado local de inmigración y crítico desde hace mucho tiempo de Cristo Vive, dijo que los inmigrantes indocumentados a menudo tienen miedo de quejarse públicamente. “La frase común que uno escucha es ‘Por favor, sólo ayúdenme a conseguir mis papeles. No quiero armar un pleito por el dinero perdido o las oportunidades perdidas’”, dijo.

El Consulado de México advierte a los inmigrantes que eviten a los consultores o abogados clandestinos que prometen una solución rápida. “Les decimos que vayan con un abogado”, dijo Hortencia Treviño Iglesias, quien encabeza el departamento de protección del consulado. “Puede que no te guste, pero ellos te dirán la verdad”.

Treviño contó que recibe quejas regulares de ex clientes de Cristo Vive. La más reciente se produjo a principios de este mes cuando una mujer de Austin, ciudadana de Estados Unidos, estaba tratando de obtener el estado legal para su marido.

“Lo único que nos quitaron fue dinero”, dijo Eda Lara, quien le pagó a Cristo Vive $360. “Nunca hicieron nada”.

El marido de Lara fue detenido el 6 de junio bajo cargos de conducir con una licencia inválida y se encuentra detenido en la Cárcel del Condado de Bastrop, a la espera de acciones de la Agencia de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos. Sánchez alega que respalda las acciones de Cristo Vive y lo que el ex abogado de la institución, Raúl García, hizo por Lara y su esposo.

Sánchez dice que los abogados locales son impulsados por el temor de que la competencia los llevará a la quiebra e insiste en que Cristo Vive ha llenado una necesidad en Austin: ayudar a inmigrantes a bajo costo.

Sin embargo, varios abogados de inmigración locales dicen que han recibido decenas de ex clientes de Cristo Vive pidiendo ayuda para solucionar sus casos, algo que no ven de otras organizaciones de inmigración sin fines de lucro.

Edna Yang, consejera general de American Gateways (antes PAPA), dijo que su organización ha visto a muchos clientes a quienes se les dijo en Cristo Vive que les podrían ayudar, a pesar de no ser elegibles para una visa o residencia.

Oficinas de Cristo Vive. (Jay Janner, ¡ahora sí!)

Oficinas de Cristo Vive. (Jay Janner, ¡ahora sí!)

“Básicamente les doy la mala noticia: que fue un desperdicio de su dinero”, dijo Yang. Cristo Vive “dio muchas falsas esperanzas y sacó bastante dinero”.

Sánchez dijo que Cristo Vive no ha presentado solicitudes de inmigración para clientes que no tengan casos legítimos.

Una larga historia
Cristo Vive tiene una larga historia en Austin desde 1987, cuando era una de las numerosas organizaciones avaladas por el gobierno para trabajar en medio de la avalancha de casos de inmigración presentados después de la llamada Ley de Amnistía de 1986. Como una Entidad Designada Calificada, Cristo Vive presentó más de 3,000 solicitudes de amnistía entre 1987 y 1989, de acuerdo con Sánchez.

Pero cuando el programa terminó, según los abogados locales, Cristo Vive siguió prestando ayuda legal a los inmigrantes, violando leyes estatales y federales.

En 1989, Cristo Vive solicitó ser reconocido por la Junta de Apelaciones de Inmigración. La solicitud fue rechazada porque Cristo Vive carecía de “un conocimiento adecuado de la información o de la experiencia para practicar la ley de inmigración”, según el Departamento de Justicia.
Registros de la corte indican que Cristo Vive sirvió a entre 3,400 y 5,400 clientes por año entre 1999 y 2001, tiempo durante el cual recibió ingresos que iban desde $230,000 a $619,000 al año.

Cristo Vive era sólo uno de los negocios de Sánchez. De acuerdo a los registros del estado, este oriundo de la Ciudad de México fue dueño de un canal de televisión en español y una empresa llamada National Check Recovery Association.

En una nota publicada en su página de Facebook, Sánchez dice: “Sigo sirviendo a Dios y a los aliens (extranjeros)”.

Cuando se le preguntó, entregó nombres de varios clientes satisfechos. Entre ellos Celestino Lares Castañeda, quien dijo que ya tenía residencia en Estados Unidos cuando Cristo Vive le ayudó a obtener la ciudadanía en 2006.

“Todo salió bien”, dijo Castañeda. “Ellos hicieron lo que dijeron que harían”.

‘Problemas constantes’
Kevin Lashus, el abogado principal del caso para el Comité de Práctica Legal No Autorizada, dijo que el mayor obstáculo para enjuiciar a Cristo Vive ha sido encontrar testigos y convencerlos de declarar.

“Encontrar a esas personas especiales es muy difícil”, dijo Lashus.

Este año, el comité encontró una pareja de inmigrantes dispuestos a testificar y acudió a los tribunales en un tercer intento de ganar un desacato a la orden de la corte en contra de Cristo Vive. Al presentar el testimonio de la pareja, que declaró que Sánchez habia trabajado para ellos como asesor legal, el comité obtuvo una sentencia de desacato al tribunal por parte de Sánchez en marzo.

David Walding, director del Centro Bernardo Kohler, organización sin fines de lucro sancionada por el gobierno para asesorar a inmigrantes, dijo que ha visto “problemas constantes” en los casos de personas que han acudido a Cristo Vive en la última década.

“Hace diez años, pensé que era incompetencia pero ahora me parece algo malévolo”, dijo Walding. “Creo que han ganado bastante dinero de esta manera”.

Sánchez dijo que Cristo Vive está en proceso de cierre de archivos de sus clientes actuales, que les esta devolviendo documentos originales y que va a enviar a nuevos clientes a abogados de la zona.

Sánchez mantiene la esperanza de que Cristo Vive pueda ganarse el reconocimiento del gobierno federal para poder continuar su trabajo de inmigración.

Algunos de sus antiguos clientes dicen que esperan que esto no suceda.

“Tuvimos suerte, pero me imagino que mucha otra gente no”, dijo la venezolana Salazar, quien ahora está estudiando enfermería. “Si yo no hubiera encontrado (la clínica de inmigración de UT) todavía estaría limpiando casas. Todavía sería indocumentada”.

Ayuda en caso de fraude en consultas de inmigración

Los consultores de inmigración fraudulentos han sido un problema persistente por varios años en Texas, donde la fiscalización es escasa.

Los principales denunciantes son la oficina del Procurador General de Texas (800-621-0508, www.oag.state.tx.us) y el Comité de Práctica Legal No Autorizada del estado (877-953-5535, www.txuplc.org), que investigan acusaciones de representación legal inadecuada.

Abogados de inmigración dicen que un creciente número de inmigrantes busca ayuda legal y asesoramiento debido a la intensificación en el control de inmigración.

Los funcionarios destacaron que la lucha contra las estafas por parte de consultoras que se aprovechan requiere que haya testigos dispuestos a declarar. Los consultores fraudulentos “deben ser castigados, y en muchos casos necesitan ir a la cárcel”, dijo John Morton, el secretario asistente de la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

jschwartz@statesman.com; 912-2942

Para este artículo, el periodista de investigación Jeremy Schwartz entrevistó a docenas de antiguos clientes de Cristo Vive, abogados locales y funcionarios estatales y federales por un periodo de dos meses. Fue corresponsal en la Ciudad de México y desde 2005 cubre temas relacionados con la inmigración.

Versión adaptada del Austin American-Statesman

Etiquetas: , ,

One Response a “Reportaje» La esperanza de algunos inmigrantes se convierte en desesperación”

  1. Eduardo Gutierrez Says:

    Tristeza y decepcion de su articulo del periodico sobe Cristo Vive!

    No puedo creer como persiguen a una de las unicas agencias que nos defienden desde hace mas de 20 años! Yo soy un cliente satisfecho del trabajo del personal de Cristo Vive for Immigrants. Mi familia de mas de 30 personas arreglaron suis papeles legalmente y con la ayuda de abogados de Cristo Vive! El Sr. Sanchez, dicen inicio este servicio que hasta la fecha sigue ayudando a los clientes que ellos representaron por varios miles.

    Mi caso costo un total de $ 680 de honorarios para el abogado Fernando Dubobe y despues Raul Garcia! Mi papa trato antes de hacer lo mismo con un abogado chicano T.E. y nos cobraba mas de $ 3000 mas los money orders por mi solo y ademas nos trato con prisa y sin respeto. No regresamos.

    Asi que lamento mucho que ese reportero haya pintado una imagen falsa…ya se que sin abogados a Cristo Vive no le hubieran permitido operar tantos años. Pero la realidad es que ellos si abren todos los dias y si ayudan, sin importar cuanto ganamos o cuanto poco ganamos… solo nos dan la mano diciendo la verdad y nos dan copias de todo papel!

    Los abogados si que hablan español y cobran $ 30 por consultas de hasta 1/2 hora..donde mas encuentran eso? Ahora ya no toman casos nuevos..y menos con esas mentiras que nos publicaron especialmente de la Consul y su encargada de proteccion! Cada avez que algien cliente de Cristo Vive l;o necesita, va y sacan su expediente y aclaran todo y dan copias…porque la tal Mexicana Sra. Lara no fue a que le explicaran..quien investigo que paso?

    Que tristeza me da por los que no los conocen y tienen que ir a PAPA o ICOS donde no calificaran y los mandan con los abogados caros y no lo ayudan..para que estan entonces!!!

    J.Eduardo Gutierrez del DF!

    ps. Que poca lo que dijo la Consul General de Cristo Vive para Inmigrantes!!! Si ella supiera cuanto daño nos hacen cada vez que vamos al Consulado o buscamos proteccion?

Deja Responder