Cárteles mexicanos usan a menores de edad como sicarios

(AP) — La policía detuvo el viernes a un menor de edad acusado de trabajar como sicario para un cártel del narcotráfico, después de que surgieron videos y fotos y videos en la internet que mostraban a jovencitos, casi niños, quienes posaban para la cámara con armas y junto a cadáveres.

Un video, publicado fugazmente en YouTube, mostró a un joven, aparentemente de menos de 20 años, quien confesaba trabajar para un brazo del cártel de los hermanos Beltrán Leyva. Aunque no podía esclarecerse la autenticidad del video, los grupos del narcotráico en México suelen difundir ese tipo de contenido audiovisual para evidenciar los crímenes de sus rivales.

El jovencito, identificado como Cristian García Martínez, dice a un entrevistador fuera de cuadro que su pandilla le pagaba 3.000 dólares por asesinato.

“Cuando no encontramos a los contras matamos a gente inocente, así sea un albañil o a un taxista”, dice en el video el joven.

Pedro Luis Benítez, procurador general de justicia del estado central de Morelos, dijo el viernes a una emisora local que la policía detuvo a un menor que supuestamente trabajaba como sicario de un cártel. Las autoridades buscaban a otro adolescente.

Benítez no dijo si los menores detenidos habían aparecido en el video.

Aunque Benítez no reveló la edad de los sospechosos, sugirió que eran tan jóvenes como para divertirse con pistolas de juguetes.

“Es fácil que les den un arma de fuego simulando que se trata de un arma de plástico, simulando que es un juego, cuando no es así”, dijo el funcionario.

Varios medios locales informaron que las autoridades buscan a un chico de 12 años, apodado “El Ponchis”, pero las autoridades no han confirmado esa información.

El presidente Felipe Calderón, quien lanzó una ofensiva contra el narcotráfico en el 2006, reconoció hace varios meses que “hay en las zonas de mayor violencia del país un reclutamiento interminable de jóvenes sin esperanza, sin familia, sin oportunidades”.

Los sospechosos de menos de 18 años son procesados en un sistema legal separado en México.

También el viernes, dos avisos para ofrecer una recompensa por miembros del cartel de La Familia fueron incendiados dos días después de que se divulgara una supuesta carta de ese grupo de traficantes ofreciendo disolverse.

Los rótulos de la Procuraduría General de la República (PGR) colocados en carreteras de Morelia, capital del estado occidental de Michoacán, mostraban fotografías de algunos de los supuestos líderes de La Familia, por quienes se ofrecen hasta dos millones de dólares a quien ayude a capturarlos.

La delegación de la PGR de Michoacán informó que al parecer las vallas fueron rociadas con solvente para que ardieran.

La dependencia investiga para dar con los responsables.

El 23 de julio una cartelera similar fue destruida también en Morelia.

El miércoles fue divulgado un supuesto mensaje de La Familia ofreciendo “disolverse” si el gobierno garantiza la seguridad en Michoacán, aunque de inmediato el gobierno dijo que no negocia con el crimen organizado.

Michoacán es considerado el bastión del cartel de La Familia, considerado el principal traficante de metanfetaminas y responsable de diversos ataques contra la Policía Federal, que a su vez ha logrado la captura de decenas de sus integrantes, incluidos algunos de sus líderes.

El cartel es responsabilizado de parte de la violencia del crimen organizado que ha dejado más de 28.000 muertos desde diciembre de 2006.

Etiquetas: ,

Deja Responder